Buscar

8 COLORES DE VERANO QUE SIENTAN BIEN A TODOS LOS HOMBRES



La llegada del calor significa dos cosas para tu armario: 1) el momento de cambiar a prendas más frescas (fácil); y 2) de comenzar a pasar del negro y el azul marino sustituyéndolos por tonos más vivos (menos).

Existe una razón por la que la mayoría de los hombres evitan los colores intensos: no quieren parecer que un arco iris se les acaba de echar encima. Si las tonalidades más comunes, como el negro, el gris y el azul marino, son "seguras", las más atrevidas, como el amarillo y el rojo, son, en términos de sastrería, un problema.

Ahora bien, aunque los colores pueden aumentar el riesgo, también permiten no parecer el Capitán Obvio cada vez que te cambias de traje. Además, cuando uno se pone a trabajar con la vieja paleta de colores y busca las tonalidades que mejor se adaptan a su tono de piel, puede parecer más atractivo al instante. Muy útil, ¿no?

Pues para ayudarte a sortear los escollos de una gama de colores cada vez más amplia, hemos recurrido al conocimiento experto de los hombres que se ganan la vida vistiendo bien. Es hora de animarse.

 

Warmer weather means two things for your wardrobe: 1) it’s time to switch to clothes that make you feel cooler (easy); and 2) it’s time to start passing on the black and navy in favour of brighter shades (less so).

There’s a reason most men avoid vivid colours. They don’t want to look like a rainbow just threw upon them. If bread-and-butter hues like black, grey and navy are ‘safe’, then bolder ones like yellow and red are, in sartorial terms, asking for trouble.

But, while colours may up the ante in terms of risk, they also provide a way of not looking like Captain Obvious every time you change out of your birthday suit. And, if you get really clever with the old colour wheel and seek out the shades which suit your skin tone, you stand to instantly look more attractive. Nifty, eh?

To help you navigate the pitfalls of an expanding palette, we’ve tapped the expert knowledge of the men who dress well for a living. It’s time to lighten up.



ROSA MILENIAL

El rosa, que en su día se consideraba tan masculino como una muñeca Barbie con esteroides, no adquirió su condición femenina hasta principios del siglo XX. Desde entonces, ha sido defendido por personajes como Barbie, Paris Hilton o seguramente tu jefa de Recursos Humanos que adora su rotulador brillante. Sin embargo, una nueva generación de hombres de mente más abierta ha decidido ignorar esto y se ha lanzado de cabeza al millennial pink.

Lo primero es que no estamos hablando del tono chicle que cubría las paredes de la habitación de tu hermana de 12 años. El millennial pink tiene que ver con las formas más sutiles del color: piensa en el melocotón, el rosa, el colorete y el salmón.

"Para un atuendo informal, busca rosas más terrosos y deslavados que vibrantes", dice el creativo de moda masculina Nas Abraham, que ha trabajado con marcas como Hackett y Adidas. "Combínalos con tonos aceitunados, bronces y marrones cálidos, y llévalos con vaqueros pálidos o chaquetas vaqueras para que queden bien.

Una de las mejores bazas del rosa es su versatilidad. Un jersey o una camisa de calibre fino se combinan fácilmente con vaqueros negros o azules, pantalones cortos de color arena o azul marino e incluso con chinos verdes.

Al igual que con cualquier otro tono más brillante, vale la pena tener en cuenta tu tono de piel antes de dar el paso. Los chicos con una tez más oscura pueden llevar la mayoría de los tonos de rosa, pero los que tienen una piel más clara deberían optar por variantes más profundas para evitar el efecto lavado.

 

Once considered as masculine as Bear Grylls on steroids, pink only gained its feminine status in the early 20th century. Since then it’s been championed by the likes of Barbie, Paris Hilton and Becky in HR who loves her glittery feather pen. A new more open-minded generation of men has, however, chosen to ignore this and are diving head-first into millennial pink.


First things first, we’re not talking the bubblegum shade that covered your 12-year-old sister’s bedroom walls. Millennial pink is all about the colour’s subtler guises: think peach, rose, blush and salmon.

“For casual attire, look for earthier, more washed-out pinks than vibrant takes,” says menswear creative Nas Abraham, who has worked with the likes of Hackett and Adidas. “Then combine them with olive tones, warm bronzes and browns, and [wear with] pale wash jeans or denim jackets to ground them.”

One of pink’s best assets is its versatility. A fine-gauge jumper or shirt sits easily with black or blue jeans, sand or navy shorts and even green chinos. Though you’ll want to swerve styling it with stark white unless you’re intentionally taking your style cues from TOWIE.

As with any brighter hue, it’s worth taking stock of your skin tone before taking the plunge. Guys with a darker complexion can wear most shades of pink, but those with fairer skin should opt for deeper variants to sidestep the washout effect.



VERDE SALVAJE

El verde podría ser el nuevo negro. Es casi tan versátil como cualquier otro neutro ya que combina bien con todo, desde el blanco y el azul marino hasta el amarillo y el rosa. Además, al no ser tan llamativo ni tan tradicionalmente sexista como otros tonos, es mucho más fácil de introducir en tu armario.

¿Eres nuevo en el verde? Empieza con un tono salvia pálido o militar. Funciona bien en prendas básicas como camisetas o pantalones chinos, así como con una chaqueta de campaña o una sobrecamisa con bolsillos en este color. El look es tendencia esta temporada y, a decir verdad, nunca pasará de moda gracias a sus años de servicio, tanto en el ámbito militar como en el civil. Además, vale la pena pagarlos. Póntelos sobre una camiseta blanca y unos vaqueros pálidos y desgastados en primavera y cámbialos por unos chinos de color arena en pleno verano.

"Actualmente, estoy obsesionado con la creación de un armario en torno a los verdes y los colores neutros, ya que se combinan sin esfuerzo", dice Billy Rainford, estilista de Harvey Nichols. "Pero asegúrate de tener otros tonos en tu armario para descomponer tu conjunto". Abastécete de colores neutros claros, rojos y azules intensos para que el verde salvia vaya más allá.

 

Green might just be the new black. It’s almost as versatile as any other neutral, pairing well with everything from white and navy to yellow and pink. And because it’s not as loud or as traditionally gendered as some tones, it’s a lot easier to slip into your wardrobe.


New to green? Kick-off with a pale sage or military shade. It works well in basics like T-shirts or chinos, but a field jacket or pocketed overshirt in this colour is another no-brainer: the look is trending this season and, truth told, won’t ever really fall out of fashion thanks to its years of service, both armed and civilian. What’s more, they’re well worth the money. Throw over a white tee and pale, distressed jeans in spring and switch for sand chinos in high summer.

“I’m currently obsessed with building a wardrobe around greens and neutral colours as they feel effortless worn together,” says Billy Rainford, stylist at Harvey Nichols. “[But make sure] that you have other tones in your wardrobe to break down your outfit.” Stock up on light neutrals, deep reds and blues to make sage green go the extra mile.



AMARILLO GENERACION Z

Para la mayoría de los hombres, la idea de vestirse de amarillo provoca una sensación de todo menos apacible. Pero, aunque no se puede negar que este color es difícil de manejar, es una tonalidad demasiado poderosa como para descartarla por completo. Por eso, la generación Z (la generación que precede a la generación del milenio) está haciendo como si fueran los años noventa y volviendo a dar al amarillo su momento de gloria.


Al igual que con el rosa, el amarillo funciona mejor atenuado. (A menos que cubra sólo un par de centímetros cuadrados en total, en cuyo caso puedes incluso probar con el canario). Piensa menos en un chaleco de alta visibilidad y más en un mostaza apagado. La clave está en combinar este tono tan llamativo con piezas más sutiles.

El fundador de la marca británica de moda masculina Percival, Chris Gove, recomienda usar el amarillo en prendas exteriores esta temporada. "Como capa exterior, los tonos amarillos pueden funcionar de diversas maneras, ya que el color se ha utilizado durante mucho tiempo como equipo de exterior", afirma. Es cierto que al amarillo le gusta toda la atención para sí mismo y debe usarse con moderación. "Prueba con una gabardina mostaza a capas sobre una sobrecamisa azul marino, una camiseta blanca, unos vaqueros negros y unas zapatillas blancas para un estilo sencillo con un poco de interés", dice Gove.

Sin embargo, una advertencia para los tonos de piel más claros: definitivamente necesitas algo de sol antes de empezar a usar el amarillo. O al menos un poco de St Tropez.

 

For most men, the idea of wearing yellow prompts a feeling that’s anything but mellow. But while there’s no denying that this colour is tricky to ace, it’s far too powerful a hue to write off entirely. That’s why Gen-Z (depressingly, that’s the generation junior to millennials) is making like it’s the nineties and giving yellow its moment in the sun again.


As with pink, yellow works best toned-down. (Unless it covers just a couple of square inches in total, in which case you can even try canary.) Think less hi-vis vest, more muted mustard. The key is to anchor the attention-grabbing shade with subtler pieces.

Founder of British menswear label Percival, Chris Gove, recommends wearing yellow on outerwear this season. “As an outer layer, yellow tones can work in a variety of ways, as the colour has long been used as an outdoor kit,” he says. It’s true that yellow likes all the attention for itself and should be worn sparingly. “Try a mustard fisherman raincoat layered over a navy overshirt, a white T-shirt, some black jeans and white sneakers for a simple style with a bit of interest,” says Gove.

Word of warning for lighter skin tones, though: you definitely need some sun before you start wearing yellow. Or at least some St Tropez.



EL ROJO VIVO

Según la teoría del color, el rojo se asocia con la energía, el poder y la fuerza. Razón suficiente para ponerlo en el centro de tu armario.