top of page
Buscar

CÓMO REMANGARSE BIEN LAS CAMISAS



Independientemente de la estación del año en la que nos encontremos, escoge siempre camisas de manga larga. Si es primavera o verano, encontrarás camisas de manga larga con un tejido más fino pero siempre elegante y si es otoño invierno no vas a tener ningún problema con las camisas de manga larga. Es más, os diría que sólo veo las camisas de manga corta cuando hablamos de camisas hawaianas, el resto es para sacarse los ojos. ¡Cuidad vuestro estilo! La solución más obvia, más sexy y con más estilo es aprender a remangarse la camisa de forma correcta. Es mucho más sencillo y te aseguro que el resultado es mucho más espectacular. Repite conmigo “No a las camisas de manga corta”.

 

Summer is just here with us. So with the weather heating up at home or abroad you’ll be wanting to raise up those sleeves. Whether you’re keeping it strictly casual or making a style statement check out our guide below to the five best ways to raise your fashion game when it comes to your cuffs.

But when to roll? That’s the question. Old school sartorialism argues that you should roll up your sleeves due to temperature, practical necessity (i.e. don’t stain your cuffs) or if you’re deliberately trying to look relaxed.

It’s important to remember, don’t suffer with your sleeves down in the office because you think it makes you look sharp or your boss is watching. Combined with a bit of confidence the looks below will mean you can roll up your sleeves in all manner of situations, not just on a Friday afternoon.

Let’s get rolling!



El estilo clásico

Si vas a llevar un look informal, urbano o casual y quieres que tu camisa larga esté bien remangada es mejor que lo hagas sin que cada doblez sea demasiado marcada, buscando un efecto natural, como si la manga quedara algo más suelta.

En el caso de que lleves una camisa con uno o dos botones en los puños, haz la primera doblez hacia fuera ¡nunca hacia adentro!, así la longitud será exactamente la misma que el tamaño del puño.

Luego deberás hacer una segunda doblez repitiendo el mismo procedimiento, es decir, doblez hacia afuera, con una longitud similar al del primer doblez.

Antes de nada, fíjate en cada una de tus camisas, muchas ya tienen incluido un tercer botón a la altura del antebrazo para que puedas abrochar la manga remangada y evitar que las dobles se puedan mover. Un detalle cómodo y práctico para que tu camisa se mantenga intacta.