Buscar

QUÉ PONERSE EN SEPTIEMBRE


Septiembre es el clásico mes que uno no sabe qué ponerse. Aunque aún sea oficialmente verano ya sabemos que las temperaturas no son las mismas que en julio y agosto. Por las mañanas temprano no hace frío pero casi casi y por la noche si sales y no te llevas algo pueda que te arrepientas.

Es por eso que este mes los catarros están a la orden del día. Nos confiamos, nos resistimos a creer que el verano se nos ha ido hasta el año que viene y aún vamos por ahí danzando con bermudas, polos para lucir ese bronceado playero que tantísimas horas al sol nos ha costado alcanzar.

Por eso os propongo una pequeña guía de ropa de entretiempo; la de septiembre que aunque aún no sea otoño, está a la vuelta de la esquina y tenemos que hacer poco a poco la transición. Ah, una cosa más; no cogais del armario “cualquier cosita” para no pasar frío, os puede destruir completamente vuestro outfit.

We hate to break it to you, but the summer is over. Gone are the days spent barbecuing your steaks for five minutes, then retreating indoors to shove them under the grill because, of course, it started lashing rain.

Gone too are the days spent lolling in the park. As well as time spent deciding whether or not to put on sun cream each morning, only to leave for the pub later on and be annoyed, but also kind of delighted, to discover that you actually managed to get sunburnt in Spain

But it’s not quite autumn yet, either. So if you’ve been feeling the nip leaving home in the morning, but mopping sweat from your brow once you reach your desk, you’re not alone. Here’s how to dress to bridge the between-season gap.


Cazadora vaquera + Camiseta

Una vez más tenemos nuestra queridísima cazadora vaquera que, la pobre, vale para un roto y para un descosido. Para entretiempo es lo ideal porque asegurareis no achicharraros y tampoco pasar un mal trago por un bajón repentino de las temperaturas. Olvidaron de las cazadoras de lino para septiembre; son traicioneras y no os darán nada de calor.

En cuanto a la forma de la cazadora vaquera, mejor que la lleveis al estilo clásico, un poco ajustada al estilo 70 y con colores tirando a oscuros; es decir negro o azul marino neutro. Estos colores os valdrán para combinarlo con cualquier camiseta que os pongáis ( cualquiera menos esas de bandas de rock añejas o futre-publicidad). Yo os recomendaría camisetas azules, bretonas, o blancas. Nunca defraudan y siempre quedan bien.


Denim Jacket + T-Shirt

You probably know the denim jacket best as an early summer perennial, but it should be back at the fore of your wardrobe for the weeks before the leaves start to fall. Made of tougher stuff than a linen blazer, it will ensure you won’t blow away in a breeze, while its lack of lining means it won’t cook you as fast as an overcoat.

Keep it classic with an indigo trucker, or put a fresh spin on this workwear favourite by opting for a black or light neutral-coloured style. Then throw it on over a tee, and team with chinos or jeans for an early autumn off-duty look that still looks like summer.


Jersey fino+ camisa

A primera vista parece pan comido ¿ a qué si? Pues no lo es. Eso lo hemos padecido todos. Ponerse una camisa y un jersey que combinen no es tan fácil como parece pues los cuellos varían, algunos jerseys pesan más que otros, los colores los vemos pasados de moda y, lo que es peor, nos pueden hacer sudar la gota gorda.Primero, la camisa. Ponte una con un corte recto y ligera ( nada de camisas de invierno pesadas y gordas) y asegúrate que cuando te coloques el jersey no te haga bultos en tu silueta. Cuando la subas por el cuello, los cuellos de la camisa deben de quedar por dentro del jersey y no por fuera. La imagen será así limpia y cuidada.Luego el jersey, este año se llevan mucho los cuellos redondos ( los en forma de V también son preciosos aunque os darán un aire un poco más formales y de hombre de negocios). La textura tiene que ser fina, de temporada si no os caerán gotas de sudor por todo el cuerpo.


Lightweight Jumper + Shirt

Simple, right? Not exactly. Although on paper the process of layering a jumper over a shirt isn’t exactly what you might describe as ‘challenging’, in practice, there are gauges, fabric weights, collars and necklines to contend with. All of which makes something that should be very simple actually quite complicated. And potentially sweaty.

First, the shirt. Make sure it fits snug, and is lightweight enough to sit beneath the jumper without creating any unsightly creases or bulges. And keep the collar style clean: tab and classic point collars work best with a crew neck.

Next up, the jumper. Make sure it’s a crew neck (V-necks work, but invariably read ‘business’ when paired up with a shirt) and knit in a fine gauge so it won’t set your body on fire in the last of the summer warmth.



Chubasquero+ sudadera

Desde luego si hay algo que puedes esperar de esta estación del año es que llueva sin avisar, o mejor dicho sin que tu lo sepas con antelación ( eso te pasa por cambiar de canal cuando aparece el hombre del tiempo)

Un paraguas suena como la mejor opción de todas pero como lo vamos a olvidar en cualquier sitio mejor que te lleves un chubasquero y si es con capucha mejor que mejor. Tampoco hace falta que te compliques mucho la vida si llevas uno; cuanto menos pese mejor pues lo más seguro es que salga el sol una hora más tarde. Te recomendaría que debajo llevases también algo ligero, evita jerseys anchos y gordos de invierno y opta por camisetas o sudaderasde manga larga monocolores o con rayas bretonas que suelen quedar muy bien a todos. Ojo a bolsillos y cremalleras; asegúrate de que todo este en orden para que luego no te entre el agua y te cales hasta los huesos.


Raincoat + Sweatshirt

If there’s one thing you can expect from summer’s segue into autumn, it’s showers. Come September, you’re not so much looking for opportunities to plunge yourself into water as desperately doing everything in your power to avoid it.

While an umbrella’s a sound option for instantly waterproofing your wares, a raincoat’s infinitely handier – and much less likely to be left behind on a bus / in a cab / languishing in crumbs under a table somewhere. It also won’t violently explode at the first sign of an autumn breeze. Or blind anyone.

Opt for a style that’s waterproof (obviously) but still breathable. Details like pit zips and mesh-lined pockets make sure your raincoat won’t deflect rain only to leave you drowning in sweat.



Chaqueta + Capucha

Hay una serie de elementos que son inherentes en el hombre: el amor, el dolor, la pasión, el hambre, la superviviencia… y usar una capucha.

Desde tiempos inmemorables el hombre se ha cubierto la cabeza aunque quizás las primeras referencias que vengan a nuestra mente sean las de los monjes medievales que todavía conservan en sus hábitos esta pieza que sirve tanto para protegerse como para aislarse del entorno que nos rodea. Luego vinieron los deportistas que se ponían las capuchas en los anuncios y de ahí saltaron a las pasarelas y , por fin, ya están en las calles.

Yo no soy muy fan de combinar las dos prendas ( cada oveja con su pareja) pero, es verdad, que están de rabiosa actualidad. Si optas por esta combinación para no ir cargado con un chubasquero y la americana, opta por colores neutros y tirando a otoñales. Destierra de tu cabeza los colores chillones, te harán parecer ridículo e incluso más mayor de lo que aparentas ser.

Hoodie + Blazer

No longer the sole preserve of Busted, it’s possible to rock the hoodie-blazer combo without looking like a student’s botched attempt to be taken seriously at a job interview.

It all hangs on the hoodie. Get it right, and you strike the perfect up-down balance; get it wrong, and you’re instantly 20 years younger – and not in the good way. Opt for a style that’s slim enough to slide comfortably under a blazer and steer well clear of anything collegiate, boldly coloured or that could in any way be described as ‘novelty’.

The blazer should be similarly subtle. A wool style in a block colour like black, grey or navy works best, but a flecked blazer, or one in bottle green or burgundy, isn’t off-limits either. Just give your final combo a good eye-balling to ensure it’s on point before you leave home.



Sobrecamisa+ Camisa

Esta combinación me chifla y es mi preferida. Una encima de la otra te darán, créeme, un aire chic e incluso revolucionario ya que se asocia al movimiento obrero inglés en la época de Margaret Thacher. Las sobrecamisas no suelen quedar bien como compañeras de un polo ni tampoco bajo una cazadora, el primer caso por estética, los botones del polo se sobreponen a los de la sobrecamisa y viceversa, y en el segundo caso porque serían dos prendas que usamos exactamente para lo mismo.

Las sobrecamisas se diferencian de las camisas por el corte inferior, este suele ser recto con una largura que no pasa de la altura de las muñecas en estado de reposo. Nunca se llevan por dentro del pantalón.

Estas prendas suelen ser de estilo casual. Se puede ver diferentes estilos de tejidos: Denim, de lino, algodón, franela, incluso algunas vienen acolchadas para abrigar mucho más como estas de Pull And Bear.

Overshirt + Shirt

‘Shacket’ might be a stupid word, but the garment it denotes is anything but. Like a shirt but thicker, the overshirt, or shacket as it’s more affectionately known, is a simple garment – but its potential is revolutionary.

Why? Because now you don’t have to make the choice between freezing your proverbials off in a shirt and sweating your proverbials off in a jacket that’s fine at first, but oppressive later. Which is, by all accounts, great news for your proverbials.

Nylon and cotton canvas are the two fabrics you’ll often find these in; as a rule of thumb, style the former with anything that leans athleisure and the latter with everything else.



Cazadora Harrington+ Jersey+ Camisa

Una vez que aparece el frío ya es para quedarse así que es mejor que nos hagamos a la idea de que el invierno está a la vuelta de la esquina. Por eso quizás mejor invertir en una clásica cazadora Harrington que os abrigará lo suficiente en esta época del año y cuando venga el invierno también os la podréis poner debajo de un abrigo o de otra prenda similar.

Las Harrington no son tan deportivas como las bombers o las truckers pero sirven para cualquier ocasión. Los colores son también más clásicos ( azul. beige o gris) y las combinaciones escasas; con jersey y camisa. Así dicho parecerá un poco soso todo pero, insisto, es la combinación clásica que siempre funciona para aquellos que no queréis arriesgar demasiado y que os gusta veros bien vestidos.

Harrington Jacket + Jumper + Shirt

Once the cold starts to kick in, reach for another layer. Classic, clean-lined and perfectly smart-casual, the Harrington jacket is the perfect foil for the autumn/winter season’s first bite. (Little wonder, then, that it’s still a between-season favourite almost a century since its debut.)

Unlike bombers, truckers and technical jackets, a Harrington skews more sartorial than sporty, so – provided you opt for one in an all-occasion colour like navy, grey or beige – it’s a cinch to team with shirts, jumpers and chinos or tailored trousers. Instant Steve McQueen steeze.


Blog de tendencias, moda y lifestyle para hombres escrito por el periodista, blogger e influencer Miguel Biedma

Just Me, Myself and I

Madrid, Spain  

miguel@thetrendyman.com

Thetrendyman.com all rights reservedsince 2015

Suscríbete

Madrid, Spain

miguel@thetrendyman.com

Thetrendyman.com all rights reserved

© since 2015

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle