top of page
Buscar

VUELVE LA PANA ( Y CON MUCHA FUERZA)



Para los hombres de cierta edad, la pana sólo recuerda a los papás y a los abuelos, a los bibliotecarios y a los profesores de geografía. Durante mucho tiempo, este tejido fue el hermano pobre de las telas por su estilo relacionado con lo sobrio, lo obrero y loacadémico. Ya no más.

Esta visión tan estrecha está cada vez más desfasada y los diseñadores utilizan libremente la pana en sus colecciones; en sastrería, camisas y pantalones, pero lo mejor de todo, en chaquetas.

Olvida lo que has oído sobre los zapatos, lo primero que la gente nota de tu atuendo es lo que llevas puesto encima; o sea tu chaqueta, cazadora o tu abrigo. Y aquí entra en juego un material con tantas ventajas como la pana ya que tiene un tejido táctil agradable, da calor en estos meses fríos y es , a la vez, lujoso y resistente al desgaste.

Técnicamente es un tejido increíble. Se cepilla y se corta como el terciopelo, pero se teje como una telaraña. La profundidad y textura de la tela hace que la luz se refleje pero sin el efecto brillante de una actuación de Elton John.


Es cierto que hoy en día podemos vestirnos como nos de la gana pero ese punto de distincioón que te da la pana es difícil de olvidar.

Mi consejo, cómprate una chaqueta o una cazadora de pana y será lo más práctico de tu armario.

 

For men of a certain age, corduroy brings to mind only dads and grandads, librarians and geography teachers. For the longest time, it was the fuddy-duddy of fabrics, sober, square and academic.

Not any more.

That narrow view is increasingly out-of-date and designers are liberally using cord in their collections – on tailoring, shirts and trousers, but best of all, on corduroy jackets.

Forget what you’ve heard about shoes. The first thing people notice about your outfit is usually the jacket. That means outerwear is best placed to make the most of corduroy’s benefits – the tactile textile is enjoying some long-overdue recognition as a versatile fabric for autumn/winter, being luxe and hard-wearing at the same time.

Technically it’s an amazing weave. It’s brushed and cut like velvet but woven like heavy twill. The depth and texture of the fabric means it catches the light but without the bling effect of an Elton John performance.

These days you can dress it up with tailoring or down with denim and workwear staples. It can be an eye-catching point of difference in an outfit, or part of a statement full-cord look. Either way, get one and it will be the hardest working jacket in your wardrobe.