Buscar

LAS PLANTACIONES DE TÉ EN AZORES, LAS ÚNICAS DE EUROPA



Si alguien me hubiese dicho que en la pequeña isla de San Miguel, en el corazón de las Azores y en medio del océano Atlántico, iba a encontrar una plantación de té, no lo hubiera creído. Pero ahí estaban. Frondosas y verdes, muy verdes plantaciones de Cha Gorreana, dando forma a uno de los tés orgánicos más peculiares del mundo, cultivados sobre fértiles tierras volcánicas que le dan un sabor único y peculiar.

Y es que vivir en una isla remota a merced de la naturaleza exige resiliencia, y en las Azores de esto saben mucho. Estas nueve islas volcánicas en medio del océano Atlántico, a 1500 km de la costa de Portugal, son conocidas por sus cráteres volcánicos, sus aguas termales naturales, sus cascadas de más de 200 metros, sus montañas, sus lagunas azuladas y sus densos bosques.

Pero las islas no siempre han sido idílicas. A lo largo de su historia, los azorianos han tenido que superar enfermedades, erupciones volcánicas, terremotos y huracanes que han diezmado su suministro de alimentos y amenazado su economía y supervivencia.

Sin embargo, son maestros de la reinvención y el ingenio: Han aprendido a cultivar té y café, plantas que no son nativas de las islas pero que florecen en el clima templado y el suelo volcánico rico en minerales. También han conservado y perfeccionado tradiciones centenarias en la elaboración de quesos y la producción de vino para garantizar la sostenibilidad y salvaguardar su cultura. Y, sobre todo, están orgullosos de compartir su patrimonio agrario con los viajeros que buscan aquí una auténtica experiencia.


 

Living on a remote island at the mercy of nature demands resiliency, and the Azores do qualify as remote: nine volcanic islands in the middle of the Atlantic Ocean, 850 miles off the coast of Portugal, their protectorate. The Azores are known for volcanic craters, natural hot springs, 600-foot waterfalls, mountains, cerulean lagoons and dense forests.

But it has not always been idyllic on the islands. Throughout their history, Azoreans have had to overcome disease, volcanic eruptions, earthquakes and hurricanes that have decimated their food supply and threatened their economy and survival.

But they are masters of reinvention and ingenuity: They have learned how to cultivate tea and coffee, plants that are not native to the islands but flourish in the temperate climate and mineral-rich volcanic soil. They have also preserved and perfected centuries-old traditions in cheesemaking and wine production to ensure sustainability and safeguard their culture. They proudly share their agrarian heritage with travelers seeking an authentic Azorean experience.







Hay varias historias sobre cómo llegó el té a las Azores. Una de ellas habla de un comandante portugués que, al parecer, trajo las plantas desde Brasil; otra nombra a dos chinos que visitaron las islas atlánticas en 1878. Sea cual sea la verdad, la importación fue una bendición para los isleños, ya que el cultivo del té se convirtió en una importante fuente de ingresos en las Azores durante muchas décadas. En su apogeo hubo un total de 62 plantaciones. La más antigua que aún existe es Chá Gorreana, situada en el norte de la isla de São Miguel. Aquí se cultiva té desde 1883, y está gestionada por la familia Mota en quinta generación. Muchas de las máquinas utilizadas para la recolección y el procesamiento de las hojas son las mismas que se utilizaban en los primeros tiempos, y muchos pasos del proceso se siguen realizando a mano. Los turistas pueden comprobarlo por sí mismos, visitando la plantación.

 

There are various stories about how tea first got to the Azores. One tells of a Portuguese commander, who is said to have brought the plants with him from Brazil; another names two Chinese men who visited the Atlantic islands in 1878. Whatever the truth, the import was a blessing for the islanders, as tea growing became an important source of income on the Azores for many decades. In its heyday there were a total of 62 plantations. The oldest still existing is Chá Gorreana, located in the north of São Miguel island. Tea has been grown here since 1883, and it is managed by the Mota family in the fifth generation. Many of the machines used for harvesting and processing the leaves are the same as those used in the early days, and many steps in the process are still performed by hand. Tourists can find out how for themselves, by visiting the plantation.









La época de recolección es de abril a septiembre. Tras la recolección, las hojas de té se llevan a la planta, donde se clasifican a mano y luego se secan y fermentan. Aquí se producen entre 30 y 40 toneladas de té negro y verde al año. En términos de precio, el té de las Azores no puede competir con el de la India o Sri Lanka, pero los propietarios de Chá Gorreana no se desaniman por ello. Tienen previsto seguir exportando el té de la plantación más antigua de Europa a todo el mundo.

 

The harvest time is from April to September. After picking, the tea leaves are taken to the plant, where they are sorted by hand and then dried and fermented. Between 30 and 40 tons of black and green tea are produced here every year. In terms of price, tea from the Azores cannot compete with tea from India or Sri Lanka, but the owners of Chá Gorreana are not discouraged by this. They plan to continue exporting the tea from Europe's oldest plantation all over the world.