top of page
Buscar

SEVILLA VISTA DESDE UNA SETA



Cómo pasa el tiempo. Hacía justo 10 años que no pisaba Sevilla. La última vez que estuve aquí fue por la muerte de mi madre y, os reconozco, no guardaba buenos recuerdos de esta ciudad. Por eso sentía la necesidad de volver, empezar el proceso de reconciliación, buscar nuevos recuerdos que me hagan olvidar el pasado y, creo, que lo he conseguido.

Después de 10 años he visto una Sevilla distinta pero con su misma alma de siempre. Hay muchísimos más turistas ( tantos que es casi imposible andar por las calles del centro) más bicicletas, más tiendas de diseño, más bares, más restaurantes “a la última”; en definitiva más de todo. Pero tras ver a un grupo de costaleros en la calle ensayar los pasos de su próxima Semana Santa me di cuenta de que, en realidad, la esencia de la ciudad era la misma y eso me gustaba.