top of page
Buscar

SKOPJE, LA CIUDAD DE LAS MIL Y UNA ESTATUAS



Resulta imposible hasta para los locales contabilizar cuantas estatuas hay en la capital macedonia, y es que a cada dos pasos se alza una, a cada cual más desmesurada. Tantas que no sabe uno si estamos en Las Vegas, en Terra Mítica o todo es un decorado de cartón piedra que se va a caer de repente.

Yo os tengo que confesar que ver tantísimas estatuas juntas ha sido la sorpresa de este viaje (y no lo digo en plan negativo). Son una atracción turística por sí solas y esto es, precisamente, lo que perseguía el gobierno cuando puso en marcha el proyecto “Skopje 2014” para comenzar la reconstrucción de la urbe. La idea se remonta a 2008, cuando la economía local no iba bien y se encontró en el turismo una nueva forma de mantener los recursos a flote de este rincón olvidado de Europa.

El precio de la nueva imagen de Skopje se ha ido de las manos y ha superado con creces la cifra anunciada inicialmente por el gobierno. Se preveía una inversión de 80 millones de euros, pero ha alcanzado al menos los 560 millones.

Es discutible si Skopje se ha convertido en un lugar más atractivo, o si la inversión ha valido la pena, pero, sin duda, el proyecto ha dado mucho de qué hablar.

Eso si, kitsch es y mucho.

 

Nicknamed "The Capital of kitsch ” the small city of Skopje is located in the Former Yugoslav Republic of Macedonia, or just Macedonia for short. It’s a city slowly on the rise, riding the increased wave of tourism flowing into Eastern Europe. Beyond the city’s fabulous Mediterranean and Baltic cuisines and its collection of historical museums, one of the prime attractions for visitors is the city’s collection of beautifully constructed statues that dot the city’s core. Well, dot is a bit of an understatement. There are well over 100 quirky sculptures in the rather small city, largely built as part of a massive government project in recent years to spiff up the city and give it a unique character. Far from being an innocuous beautification of the city, though, these monuments have a lot of controversy surrounding them, which makes visiting them all the more fascinating.