top of page
Buscar

AQUÍ TIENES LA MEJOR RUTINA PARA EL CUIDADO DE LA PIEL MASCULINA, DE LO BÁSICO A LO MÁS AVANZADO



Nunca es tarde para empezar una rutina de cuidado de la piel masculina o mejorar la que ya tienes. Hacerlo es una inversión en salud y confianza en uno mismo. Pero, como he podido comprobar en muchas conversaciones, una rutina de cuidado de la piel masculina suele parecer una interminable búsqueda del tesoro, con un mapa imposible de descifrar. Pero aquí está el secreto: no hay un objetivo final. Es como un ejercicio diario para la piel, del mismo modo que comes sano, te mantienes hidratado, haces ejercicio con regularidad y duermes lo suficiente. Al fin y al cabo, es una pauta de cuidado de la piel y son hábitos que se adquieren porque son buenos para uno mismo

Espero poder ayudarte a encontrar la mejor rutina de cuidado de la piel para ti, explicándote los mejores pasos a seguir (y en qué orden), así como algunos de los ingredientes clave que debes buscar por el camino.

 

It’s never too late to start the best skin care routine for men, or to build on the one you’ve got. Doing so is an investment in your health and self-confidence. But as I’ve learned through many conversations, a skin care routine for men often feels like some endless treasure hunt, with a map that is impossible to decode. But here’s the secret: There’s no end goal. It’s like daily exercise for your skin, the same way you eat healthy, stay hydrated, exercise regularly, and get plenty of sleep. After all, it’s a skin care routine, and these are habits you’re building because they’re good for you, not because you’ll magically look like Lee Pace or Henry Golding when all is said and done. (We would all be so lucky.)

Hopefully, I can help you figure out the best skin care routine for you, by explaining the best steps to follow (and in which order), as well as some of the key ingredients to look for along the way.



Lo básico: Limpiar, Exfoliar, Hidratar

Los tres pasos básicos de cualquier pauta son la limpieza, la exfoliación y la hidratación, pero no los tres a la vez. He aquí un escenario ideal:

Limpia dos veces al día. Utiliza un limpiador facial a primera hora de la mañana para eliminar cualquier producto que te hayas aplicado la noche anterior, así como el sudor y las bacterias que hayas acumulado durante la noche. A continuación, límpialo por la noche, para empezar tu régimen antes de acostarte.


Exfolia dos veces por semana. Este paso elimina las células muertas de la piel y te permite mantener un aspecto más luminoso, terso y suave, además de prevenir los brotes. Para esta tarea, puedes elegir un exfoliante físico o uno químico. Este último es probablemente mejor si tienes acné y quieres disolver las células muertas de la piel, así como el sebo atrapado en el interior de los poros (especialmente un producto con ácido salicílico). Pero no te exfolies más de lo sugerido por el producto elegido (normalmente dos veces por semana), ya que las células de la piel no se regeneran lo bastante rápido como para seguir el ritmo de la exfoliación constante. Por último, es mejor exfoliarse por la noche (siempre después de la limpieza y antes de la hidratación), para que la piel pueda recuperarse mientras descansas. De lo contrario, podrías pasar el día con la jeta enrojecida.


Hidrátate mañana y noche, con el FPS como prioridad diaria. La crema hidratante parece un producto proactivo, pero en realidad no se ocupa tanto de hidratar el rostro como de preservar los niveles naturales de hidratación de la piel y alejar cualquier amenaza para las funciones de barrera defensiva de la piel. Sugerimos tener uno para la mañana, con FPS para proteger contra los rayos UV que envejecen la piel. Este protector diurno es ligeramente más ligero que la crema hidratante de noche, que es más proactiva en el departamento de nutrición.

 

The three core steps of any regimen are cleansing, exfoliating, and moisturizing, but not all 3 at once. Here’s an ideal scenario:

Cleanse twice a day. Use face wash first thing in the morning, to wash away any product applied the night before, as well as any sweat and bacteria you accumulated during the night. Then cleanse in the evening, to begin your bedtime regimen.


Exfoliate twice a week. This step removes dead skin cells and allows you to keep a brighter, smoother, softer complexion—while also preventing breakouts. For the task, you can choose a physical scrub or a chemical exfoliant. The latter is probably better if you’re dealing with acne and want to dissolve dead skin cells as well as sebum trapped inside the pores (especially a product with salicylic acid). But don’t exfoliate more than suggested by your chosen product (usually twice weekly), since your skin cells don’t really regenerate fast enough to keep up with constant sloughing. Lastly, it’s best to exfoliate in the evening (always after cleansing and before moisturizing), so that skin can recover as you rest. Otherwise you might navigate the day with a reddened mug.


Moisturize morning and night, with SPF as a daytime priority. Moisturizer sounds like a proactive product, but it’s actually less active about hydrating your face as it is about preserving skin’s natural moisture levels, and bouncing away any threats to the skin’s defensive barrier functions. We suggest having one for the morning, with SPF to shield against skin-aging UV rays. This daytime defender will wear slightly lighter than your evening moisturizer, which is more proactive in the nourishment department.



Un paso más allá: Sueros hidratantes, cremas para los ojos, mascarillas faciales, tratamientos faciales y tónicos

Si quieres pasar de una rutina básica de cuidado de la piel a un régimen más proactivo, debes introducir primero algunos tipos de productos. No es necesario que los introduzcas todos, pero al menos deberías tener una idea clara de cada uno de ellos.

Sueros hidratantes: Aunque existen muchos tipos de sérums, el más esencial sería uno hidratante, concretamente con ácido hialurónico para rellenar la piel. Este producto se aplica después de la limpieza y antes de la hidratación (lo mismo ocurre con todos los sérums). El ácido hialurónico penetra más profundamente en la piel y atrae activamente la humedad (hasta 1.000 veces su propio peso) para mantener la piel nutrida desde el interior.


Cremas para el contorno de ojos: Las cremas para el contorno de ojos son la personificación de "lo grande en envase pequeño". Se encuentran entre los productos más densamente concentrados, ya que se dirigen a la piel más delicada y fina del cuerpo: la del contorno de los ojos. Cuando esta delicada piel pierde firmeza y grosor, se empiezan a notar más las bolsas, las patas de gallo y las ojeras. Por eso, las cremas (y sueros) para el contorno de ojos ayudan a fortalecer la piel y a mantenerla firme, luminosa y fuerte. Un producto para el contorno de ojos puede mantenerte alerta durante el día o alimentar la piel con un festín de péptidos mientras duermes. Aplícalo al menos una vez al día y, si quieres, dos.


Mascarillas faciales: Hay muchos tipos de mascarillas, pero las dos categorías más generales son las de "limpieza profunda" y las de "nutrición profunda". Las primeras tienden a utilizar ingredientes como el carbón y la arcilla para succionar el exceso de sebo y suciedad de los poros (por eso son especialmente comunes entre las personas grasas y propensas al acné). Las mascarillas hidratantes, por su parte, bombean suero altamente concentrado en la piel, para ayudar a reavivar un cutis sumamente cansado, apagado o seco. Por lo general, cada tipo está diseñado para un uso semanal como máximo.


Tratamientos puntuales: Los tratamientos puntuales son esenciales para cualquier persona propensa al acné, la hiperpigmentación o ambos. Ayudan a hacer desaparecer los granos rebeldes, curan las marcas de acné y reducen la probabilidad (y la duración) de la hiperpigmentación causada por esos granos, así como por el sol o por factores biológicos. Incluso se pueden utilizar de forma proactiva, a la primera señal de un brote, para evitar la aparición de granos.


Tónicos: Los tónicos no son para todo el mundo, pero sí para las personas con piel especialmente grasa o para las que tienen un régimen de cuidado de la piel demasiado complicado. En pocas palabras, los tónicos ayudan a equilibrar los niveles de pH de la piel (para que la piel no se reseque ni se irrite en exceso), a la vez que moderan la producción natural de sebo (para que la piel no se engrase en exceso). Se utiliza después de la limpieza (y después de cualquier exfoliante físico), pero antes de aplicar cualquier exfoliante químico, otros sueros y, por supuesto, antes de la hidratación.

 

If you want to graduate from a baseline skin care routine to a more proactive regimen, then there are a few types of products to first bring into the fold. Now, you don’t need to introduce all of these products, but you should at least have a clear understanding of each.

Hydrating Serums: While there are many types of serums out there, the most essential would be a hydrating serum—specifically with skin-plumping hyaluronic acid. You would apply this product after cleansing and before moisturizing. (Ditto for all serums.) Hyaluronic acid seeps deeper into the skin and actively pulls in moisture (up to 1,000 times its own weight) to keep skin nourished from deep within.


Eye Creams: Eye creams are the epitome of ‘big things in small packages’. They’re among the most densely concentrated products, since they are targeting the most delicate, thin skin on your body—that of your eye area. When this delicate skin loses its firmness and thickness, you start to notice things like puffy under eyes, crow’s feet, and dark circles more prominently. So, these eye creams (and serums) help to fortify the skin and keep things tight, bright, and strong. An eye product can work to keep you looking alert during the day, or can feed the skin with a feast of peptides as you sleep. Apply it at least once a day—possibly twice, if you so choose.

Face Masks: There are many types of face masks, but the two most general categories are “deep cleansing” and “deep nourishing”. The former tend to deploy ingredients like charcoal and clay to suck out excess sebum and grime from deep within the pores (thus they are especially common with oily and acne-prone folks). The hydrating masks, on the other hand, pump highly concentrated serum into the skin, to help revive supremely tired, dull, or dry complexion. Typically, each type is designed for once-weekly use at most.


Spot Treatments: Spot treatments are essential for anyone prone to acne, hyperpigmentation, or both. They help disappear angry pimples, heal acne marks, and lessen the likelihood (and longevity) of hyperpigmentation from those blemishes, as well as those from sun or biological factors. You can even use spot treatments proactively, at the first sign of a breakout, to prevent pimples from surfacing at all.


Toners: Toners aren’t for everybody, but they are for anyone with especially oily skin, or anyone who has an overly complicated skin care regimen. Simply put, toners help balance your skin’s pH levels (so that skin never gets overly dry and irritated), while also tempering your natural sebum production (so that skin never gets overly oily). You would use it after cleansing (and after any physical exfoliant), but before applying any chemical exfoliants, other serums, and of course before moisturizing.



El avanzado: Soluciones centradas en los ingredientes

Aquí es donde las cosas se ponen serias. Los avanzados son los que reservan cita con el dermatólogo dos veces al año. El nivel avanzado añade un enfoque centrado en los ingredientes a cualquier producto nuevo. Normalmente, se utilizarán como sueros o cremas de noche, o incluso como recetas del propio dermatólogo. Estas personas también pueden someterse regularmente a tratamientos faciales o ser fieles a una única marca de primer nivel. Pero que nada de esto te asuste a la hora de añadir un elemento "avanzado" a tu rutina.

Retinol y Bakuchiol: El retinol es un derivado de la vitamina A y uno de los mejores productos que realmente revierte los signos del envejecimiento (y también puede frenar el acné en seco). El bakuchiol es su alternativa natural para las pieles más sensibles. Habla con tu médico para que te recete un retinol, si quieres que tu régimen sea más potente.


Vitamina C: La vitamina C se utiliza para potenciar la luminosidad de la piel y reducir la decoloración y la hiperpigmentación. También es un ingrediente volátil, por lo que merece la pena invertir en un sérum de primera calidad. A menudo verás "ácido ascórbico" en lugar de vitamina C; el primero es la forma más pura de la segunda.


Niacinamida: suavizante y calmante. La niacinamida también es común en muchas cremas hidratantes de uso diario, y por una buena razón.


Alfahidroxiácidos: Encontrarás ácido láctico y glicólico en muchos sueros exfoliantes (como los del régimen básico), pero también encontrarás estos populares AHA (alfahidroxiácidos) en el núcleo de muchos peelings faciales caseros. Proceda con precaución. También es cada vez más popular el ácido mandélico, que actúa especialmente sobre la hiperpigmentación, como las cicatrices del acné.


Ácido Beta Hidróxido: En realidad, sólo existe un BHA (betahidroxiácido): el ácido salicílico. Se deriva del extracto de corteza de sauce, y como mencionamos con los sueros exfoliantes en la primera sección de este artículo, este ingrediente se filtra en los poros y ayuda a descomponer las células muertas de la piel, así como a disolver el exceso de grasa. El ácido salicílico puede incluso atemperar la producción de grasa para evitar la sobreproducción. Es común en productos centrados en el acné y en muchos peelings.


Polihidroxiácidos: mientras que los AHA y los BHA pueden irritar la piel sensible, los PHA (es decir, los polihidroxiácidos) tienen moléculas más grandes y, por lo tanto, exfolian suavemente sólo la capa superior de la piel, ya que no pueden penetrar más profundamente. Los polihidroxiácidos más comunes tienen nombres complicados (¿puedes memorizar gluconolactona, galactosa y ácido lactobiónico?), por lo que suelen anunciarse simplemente como "PHA".


Ceramidas y colágeno: Estos dos se agrupan, ya que a menudo son paquetes juntos. En resumen, las ceramidas son ácidos grasos y el colágeno es proteína. A medida que envejecemos, nuestra piel pierde su elasticidad, debido a una producción más lenta de estas dos cosas exactas, de ahí por qué la gente los busca en el cuidado de la piel para complementar dicha pérdida.


Pre- y Probióticos: Además de equilibrar los niveles de pH de la piel, a muchas personas les gusta asegurarse de que sus "bacterias buenas" también estén equilibradas. Tomar prebióticos y probióticos en el cuidado de la piel puede ayudar a combatir las bacterias malas (que pueden causar acné), al tiempo que estimula la cicatrización de heridas, así como las defensas contra los rayos UV, la inflamación, el eczema y más. (Los prebióticos alimentan el


Ácido ferúlico: Los antioxidantes son imprescindibles para que tu piel mantenga altas sus defensas. Pueden prevenir el fotoenvejecimiento acelerado (como líneas finas, arrugas, piel áspera, etc.) y el daño celular agresivo. El ácido ferúlico es el antioxidante de todos los antioxidantes, casi como un multiplicador de todas las demás defensas de tus células. Utilícelo por la mañana, para que pueda potenciar la piel durante todo el día.

 

This is where things get serious. The advanced folks are the ones who book out their dermatologist twice a year,. The advanced level adds an ingredient-focused approach to any new products. Typically, these will be deployed as serums or night creams, or even as prescriptions from the dermo themselves. These individuals might also regularly get facials or be faithful to a single top-tier brand. But don’t let any of that scare you away from adding an ‘advanced’ element to your regimen.


Retinol and Bakuchiol: Retinol is a vitamin A derivative, and one of the best products that actually reverses signs of aging (and can stop acne in its tracks, too). Bakuchiol is its natural alternative for more sensitive skin. Talk to your doc about a prescription-grade retinol, if you want some serious oomph in your regimen.


Vitamin C: Vitamin C is used to boost skin brightness and reduce discoloration and hyperpigmentation. This is a volatile ingredient, too, so it’s worth investing coin in a top-tier serum. You’ll often see ‘ascorbic acid’ listed in place of vitamin C; the former is the purest form of the latter.


Niacinamide: Smoothing and soothing. Niacinamide is also common in many everyday moisturizers, and for good reason.


Alpha Hydroxy Acids: You’ll find both lactic and glycolic acid in many exfoliating serums (like the ones addressed in the basic regimen), but you’ll also find these popular AHAs (alpha hydroxy acids) at the core of many at-home face peels. Proceed with caution! Also increasing in popularity is mandelic acid, which particularly targets hyperpigmentation, like acne scars.


Beta Hydroxy Acid: There is really only one BHA (beta hydroxy acid) that is out there, which is salicylic acid. It’s derived from willow bark extract, and like we mentioned with the exfoliating serums in the first section of this article, this ingredient seeps into the pores and helps break down dead skin cells as well as dissolve excess oil. Salicylic acid can even temper oil production to prevent overproduction. It’s common in acne-centric products and many peels.

Polyhydroxy Acids: Whereas AHAs and BHAs can be irritating on sensitive skin, PHAs (that is, polyhydroxy acids) have bigger molecules and thus gently exfoliate just the topmost layer of skin, since they can’t seep any deeper. The most common polyhydroxy acids have complicated names (can you commit gluconolactone, galactose, and lactobionic acid to memory?)—thus they tend to simply be advertised as ‘PHAs’.


Ceramides and Collagen: These two are lumped together, since they’re often packages together. In short, ceramides are fatty acids and collagen is protein. As we age, our skin loses its elasticity, due to a slowed production of these exact two things—hence why people seek them out in skin care to supplement said loss.


Pre- and Probiotics: Along with having balanced pH levels in your skin, many people also like to ensure that their ‘good bacteria’ stays balanced, too. Getting pre- and probiotics in skin care can help fight off the bad bacteria (which can cause acne), while also boosting wound healing, as well as defenses against UV rays, inflammation, eczema, and more. (Prebiotics feed the


Ferulic Acid: Antioxidants are imperative for your skin to keep its defenses high. They can prevent accelerated photo-aging (like fine lines, wrinkles, rough skin, etc) and aggressive cell damage. Ferulic acid is the antioxidant of all antioxidants, almost like a multiplier for all the other defenses in your cells. Use it in the morning, so it can power skin through the day.



Comentarios


Blog de tendencias, moda y lifestyle masculino escrito por el periodista, blogger e influencer Miguel Biedma

Just Me, Myself and I
  • Facebook
  • X
  • Pinterest
  • Instagram
bottom of page