Buscar

BENNU, UNA COCINA HONESTA DE SABORES Y VALORES



¿Cabe hablar de los buenos sentimientos en un restaurante? ¿Vale la pena insistir en los valores de una cocina en un momento en el que gran parte de la industria se disfraza con las palabras de moda: bio, verde, sostenible... escondiendo malas practicas?

Pues sí, la honestidad en la cocina vuelve a tener sentido cuando entras por la puerta y descubres todo lo que rodea a Bennu, el nuevo restaurante que acaba de acaba de abrir sus puertas en la calle Sandoval de Madrid. Sin duda, un oasis de honestidad, buena onda y exquisitez que configuran un restaurante único y singular.

Bennu apuesta por la dieta flexiteriana, la forma de alimentación recomendada por los expertos y creada para favorecer los beneficios de la alimentación vegetariana sin dejar de disfrutar moderadamente de los productos de origen animal. De ahí su nombre, combinación de las palabras flexible y vegetariana.

En Bennu utilizan técnicas culinarias que minimizan el tiempo, la temperatura y la cantidad de agua necesaria para evitar la pérdida de vitaminas y minerales de los alimentos, potenciando sus sabores y cualidades. Buscan siempre la proximidad de los proveedores y apuestan por productos de temporada. Sólo compran productos que hayan sido tratados de la manera tradicional, respetando los procesos naturales. Por ello en su carta destaca el sabor natural de los productos de la huerta. Sus verduras saben de verdad y tienen una textura que transporta a la cocina casera de las abuelas.

Yo fui a comer el otro día y pienso repetir una y mil veces.

 

Is it possible to talk about a restaurant's good feelings? s it worth emphasizing the values in cooking when much of the industry is disguised with the buzzwords: organic, green, sustainable... hiding bad practices?

Indeed, honesty in the kitchen makes sense again when you walk in through the door and discover everything that surrounds Bennu, the new restaurant that has just been opened on Sandoval Street in Madrid. Certainly, it is an oasis of honesty, good vibes and exquisiteness that make up a unique and singular restaurant.

Bennu is committed to the Flexitarian diet, the diet recommended by experts created to promote the benefits of vegetarian food while moderately enjoying animal products. Its name comes from the combination of the words flexitarian and vegetarian.

At Bennu they use culinary techniques that minimize the time, temperature and amount of water necessary to avoid the loss of vitamins and minerals in the food, enhancing its flavors and qualities. They always seek the proximity of suppliers and are committed to seasonal products. They only buy products that have been treated in a traditional way, respecting the natural procedures. That is why in its menu the natural flavor of the products of the garden stands out. Vegetables taste real and have a texture that transports you to the home cooking of grandmothers.

I went to eat the other day and I plan to repeat a thousand times.








La esencia de Bennu es recuperar la alimentación tradicional, basada en procesos naturales en los que la verdura es el ingrediente estrella. Sus platos están basados en una combinación de cocinas de diversos países y son divertidos, equilibrados, sabrosos y respetuosos con el medio ambiente. Ese sería su lema : una alimentación saludable para una vida mejor con todas las ventajas de la cocina casera.

La carta de Bennu la forman 20 platos únicos, suculentos y tentadores entre cosas para picar, compartir, platos para aventureros, y dulces postres con opciones incluso crudas y veganas.

En las bebidas no faltan tintos de Rioja, Ribera, El Bierzo, Madrid o Priorat, blancos de Rueda, Rias Baixas, Gredos y Castilla o una espectacular oferta de cócteles clásicos y de autor. También es impresionante sus combinaciones de zumos frescos y sus propias cervezas artesanales.

Yo, la verdad, como soy un adicto a este tipo de comida lo quise probar casi todo. Empezamos con un Impresionante aguacate asado con topping de manzana verde y sin palabras nos dejó el sabrosísimo ceviche de corvino con maíz y boniato asado. Si os gusta los sabores únicos os recomiendo pedid los tacos de queso con shiitake, champiñones y patata violeta y algo único que os dejará boquiabiertos: unas brochetas satay de seitan para chuparse los dedos a base de cacahuetes, hojas de roble, pepino y rábano.

Y si os queda sitio para más nos os vayáis e Bennu sin probar el arroz cremoso al curry de ternera en cocción prolongada de 6 horas con pock choi y zanahoria. Sin palabras.

 

Bennu's philosophy is to restore traditional food, based on natural methods in which vegetables are the key ingredient. Based on a combination of cuisines from different countries, Bennu's dishes are fun, balanced, tasty and environmentally friendly. That would be its motto: healthy eating for a better life with all the advantages of home cooking.

Bennu's menu is made up of 20 unique, succulent and tempting dishes, including appetizers, sharing, adventurous dishes, and sweet desserts with raw and vegan options.

Drinks include red wines from Rioja, Ribera, El Bierzo, Madrid or Priorat, whites from Rueda, Rias Baixas, Gredos and Castilla or a spectacular range of classic and signature cocktails. They also have impressive combinations of fresh juices and craft beers.

To be honest, as I am addicted to this kind of food, I wanted to try almost everything. We started with an impressive roasted avocado with green apple topping followed by a delicious sea bass ceviche with corn and roasted sweet potato. If you like unique flavors I recommend ordering the cheese tacos with shiitake, mushrooms and purple potato and something unique that will leave you speechless: finger-licking seitan satay skewers with peanuts, oak leaves, cucumber and radish.

And if you have room for more, don't leave Bennu without trying the creamy beef curry rice cooked for 6 hours with pock choi and carrots. Absolutely wordless.







Detrás de este ambicioso y singular proyecto se encuentra Ana White Vilardell (Barcelona 1992) una emprendedora concienciada y de sólida formación hostelera que ha trabajado en países tan diversos como Reino Unido, Alemania, Suiza, Mexico o Indonesia y también a Alejandro Siblesz, un chef peruano que resalta los alimentos de la cocina sudamericana, especialmente la gastronomía peruana. A sus 33 años ha trabajado en restaurantes de renombre como Astrid & Gaston o Chifa y Zaperoco en Madrid.

Ana es de fácil conversación y te cuenta que siempre ha vivido rodeada de personas que mantenían una dieta equilibrada teniendo presente el bienestar del cuerpo, del planeta, los animales y de las comunidades agrícolas. “Come