top of page
Buscar

EL MONTE ATHOS, UN LUGAR PROHIBIDO PARA LAS MUJERES



Después de más de tres años sin pisar suelo griego, por fin vuelvo a estas tierras con más ganas que nunca de empaparme de cultura y civilización helénica.

Esta vez no he pisado la playa, ni he recorrido ninguna isla como en años anteriores (algo que volveré a hacer en cuanto pueda) sino que me he ido a tierras macedonias para seguir la senda del gran Alejandro Magno y ver algo que siempre me ha atraído por su carácter enigmático e impenetrable: los monasterios del Monte Athos.

Primero, las malas noticias: si eres mujer no puedes ir. Y, en segundo lugar, si eres hombre y no tienes la documentación adecuada, tampoco te dejarán entrar en la montaña sagrada. Pero, si eres varón y has conseguido los papeles necesarios, te espera la experiencia de tu vida.

El Monte Athos es simplemente uno de los lugares más bellos de la tierra; es más parecido a una fantasía que a lo que conocemos como realidad. En un entorno anclado en la Edad Media, enormes monasterios como castillos o fortalezas salpican la costa y aparecen en las laderas de la montaña en cada recodo del camino. Hay cuevas que siguen albergando ermitaños como lo han hecho durante miles de años y también casas sencillas o kelions donde viven varios monjes al lado una pequeña iglesia.

Los que han tenido la suerte de entrar han visto templos con más oro que el que tienen algunos países guardados en sus bancos centrales e iconos que, dicen, hacen milagros.

Yo me conformé con hacer un precioso crucero en barco de mas de 3 horas de duración por la zona para darme cuenta de lo afortunados que somos los que vivimos con mentalidad del siglo XXI y no anclados en la Edad Media.

 

First of all the bad news: If you are a woman you can't go to the monasteries of Mount Athos. Second, if you are a man, and you don't have the proper papers they won't let you on the holy mountain either. Provided you are a man and have secured the necessary papers you are in for the experience of a lifetime. Mount Athos is simply one of the most beautiful places on earth, more like a fantasy than what we know of as reality. Enormous monasteries, like castles or fortresses dot the coast and appear on the mountain slopes with every bend in the road. There are caves that still house hermits as they have for thousands of years and many simple houses or kelions that have several monks in each and a small church. There are churches with more gold than some countries have in their vaults and icons that perform miracles. There are virgin forests and animals that are found nowhere but the Holy Mountain.