top of page
Buscar

IMPRESIONANTE EL ALTAR DE DÍA DE MUERTOS EN CASA MÉXICO



Nadie que vaya a México entre finales de octubre y los primeros días de Noviembre podrá dejar de sorprenderse ante la pasión que despierta entre los mexicanos la Festividad del Día de Muertos. Una celebración ancestral que traspasa fronteras y simboliza el encuentro entre los vivos y los ya fallecidos; y un años más, la Casa de México en España se suma a esta tradición con un extenso programa de actividades y un imponente mega Altar de muertos que se puede ver incluso desde exterior del edificio.

Una vez entras la majestuosidad de esta obra lo inunda todo. La primera reacción es un deslumbramiento perplejo por este manto de 6000 flores de papel de colores intensos que cubren las paredes. Flores que son guías y que marcan el camino.


Del techo del Altar cuelgan papeles picados. Están elaborados a cincel y cuando el aire los mueve, dice la tradición, son la imagen de las almas que disfrutan de la ofrenda.

Como veis todo un acto de transformar la tristeza en alegría, el recuerdo en presencia gozosa, el llanto en risa y el luto en fiesta; sin duda una de las aportaciones simbólicas más intensas que México ha dejado en la cultura universal.

El recinto recibirá a sus visitantes de forma gratuita a través de un sistema de reservas on line y con todas las medidas de seguridad necesarias para cuidar de su salud y su seguridad. Este año el Altar está dedicado a todas las víctimas del Covid-19

Una cosa más también lo puedes visitar de forma virtual!

 

Everyone who goes to Mexico between the end of October and the first days of November will be surprised by the enthusiasm that the Day of the Dead awakens among Mexicans. An ancestral celebration that crosses borders and symbolizes the encounter between the living and the dead; and once again, Casa de México in Spain has joined this tradition with an extensive program of activities and an impressive mega Altar of the Dead that can be seen even from the outside of the building.

The magnificence of this work overwhelms everything as soon as you enter. The first reaction is a perplexed dazzle by this mantle of 6000 brightly colored paper flowers covering the walls. These flowers are guides and mark the way.


Chopped paper hangs from the ceiling of the Altar. They are made with chisels that when moved by the air, tradition says, are the image of the souls that enjoy the offering.

As you can see, it is an act of transforming sadness into joy, memory into joyful presence, crying into laughter and mourning into celebration; without a doubt one of the most intense symbolic contributions Mexico has left in universal culture.