top of page
Buscar

LO QUE QUEDA DEL MURO DE BERLÍN



De todos los murales que se pueden admirar en el East Side Gallery del antiguo Muro de Berlín quizás este sea el más famoso. Es el beso de tornillo entre dos hombres, el que se dieron en 1979 el líder de la extinta Unión Soviética, Leonid Brezhnev, y el presidente de la antigua República Democrática de Alemania, Erich Honecker durante la conmemoración del 30 aniversario de la RDA. Con este efusivo beso ambos dictadores sellaban su alianza sin saber que 10 años más tarde todo se desplomaría de la noche a la mañana.

Eso es que yo pensaba mientras miraba el mural y esperaba pacientemente a que un grupo de turistas terminara de hacerse el tan deseado selfie ante este icono de lo que queda de Muro de Berlín; como el mundo que actualmente conocemos puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Eso es lo que está pasando y a lo que nos tenemos que acostumbrar queramos o no.

Y como los cambios son oportunidades para todos, porqué no aprovercharlos para quitarnos todo lo que no nos gustaba pero no teníamos más remedio que hacerlo y, por fin, quedarnos con lo bueno, aquello que tu corazón te dice que merece la pena conservar.

Quizás el muro que haya que derribar ahora no sea tan ideológico como el de Berlín sino el de nuestros propios miedos y fobias.