top of page
Buscar

ESTE LAGO FINLANDÉS SE ENCUENTRA, CURIOSAMENTE, EN ESPAÑA



No, no estoy en Finlandia. He cogido el coche y en poco más de una hora me he plantado con mi perrita Sara en Rascafría, un precioso pueblo de la Sierra madrileña que, aparte de su espectacular Monasterio de El Paular, esconde unos de los lugares más de cuento que conozco: un bosque finlandés.

La verdad es que no hay carteles ni señalización alguna que indique dónde está, sin embargo, es muy fácil de encontrarlo. Primero id al Monasterio y cruzad la carretera para atravesar un pequeño puente con ovejas negras a los lados. Cuando lo paséis, girad a la izquierda y vereis como, poco a poco, el paisaje se vuelve un poco más extraño. El aire aquí es tan frío como limpio, y se enreda entre abedules, chopos, tejos y acebos, una vegetación muy propia del centro y norte de Europa.

En la entrada hay dos grandes piedras que marcan la entrada y, en cuanto des unos cuantos pasos, divisarás el lago, la cabaña de madera y el muelle junto al agua.

Bienvenido. Estás como en Finlandia, pero sin salir de Madrid