top of page
Buscar

LOS ERRORES MÁS COMUNES QUE COMETEMOS EN EL DESAYUNO



'Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo'. Es una de las frases más populares y más repetidas respecto a la alimentación. También una de las más falsas y erróneas. Claro que de errores en el desayuno se puede hablar mucho y tal vez el vinculado a esta popular frase, sea el primero de ellos. De hecho, según los expertos de Thyssenkrupp Home Solutions, compañía de salvaescaleras para el hogar, más del 70 % de los españoles reconocen que no hacen bien el desayuno que, sin ser la comida más importante del día –otra de las creencias equivocadas– sí conviene tomarlo adecuadamente y evitar los frecuentes errores que se cometen, en mucho casos por falta de información o por rutina.

 

It is often said that breakfast is the most important meal of the day, but not everyone agrees with this statement. Some people need it to start the day because they rely on the fact that when they stop their hunger, their body recognizes it and gives them energy. On the other hand, many people are on a diet to lose weight, and those who are alternately fasting laugh at the idea of eating traditional breakfasts. Of course, they will stop their starving during the day in the end.

The biggest mistake we make at breakfast is that we don’t consider our goals before we decide to skip our morning meal. People try too often to grow their muscle mass, but they eat as if they wanted to lose weight. Conversely, there are people who are trying to lose fat but eat as if they are preparing for a triathlon.

Whether you’re cramming yourself for volume or starving to lose excess fat, make sure you’re not the victim of one of these breakfast errors!



1. Saltarse el desayuno por completo

Muchas personas no sienten hambre cuando se despiertan o van justas de tiempo y recurren al café bebido. Es una mala idea, si se desea mantener las hormonas del hambre bajo control y prepararse para un buen estado de ánimo, vale la pena comer algo para sentar las bases de un buen día de comida. Si uno no es una persona de desayuno, hay que intentar al menos tomar un pequeño refrigerio, como un puñado de nueces, almendras o frutos secos. Esos son ejemplos de alimentos que contienen muchas proteínas y grasas en un pequeño bocado, que saciarán más tiempo de lo que se piensa.